Hoy, cuando ya ha pasado algún tiempo, quiero contarte esta historia. Es una de tantas historias que nos han ocurrido pero esta, en especial, nos ha dado «un subidón» de energía. Sí, todo sucedió durante el momento más crítico de la pandemia del COVID-19.

Sin embargo, esta es una historia que pertenece a todo el equipo de Secoes. Por ello, primero agradecerles a ellos el trabajo prestado durante todos estos meses. De otra forma hubiera sido imposible. Gracias equipo por todo vuestro esfuerzo. Un esfuerzo con el que hemos conseguido mantener la actividad para seguir dando servicio a todos los sectores -sobre todo los más necesitados.

Segundo, en Secoes hemos sido ecuánimes repartiendo el stock que conseguíamos, sobre todo de los EPIS básicos frente al coronavirus, entre los más necesitados. Establecimos una lista entre todas las peticiones que nos llegaban. Sectores como el sanitario, mercados, repartos se han priorizado; sin tener en cuenta la entrega de stock al gobierno para las emergencias.

En toda esta boragine, nos llama una enfermera de la UCI de Ourense, esta es su historia.

La UCI de Ourense

Las primeras semanas del confinamiento, cuando no había stock de ningún EPI necesario del tipo mascarillas/guantes/gafas, etc, recibíamos un torrente de llamadas cada día y de todo tipo. Desde farmacias, particulares, empresas, organismos oficiales… y muchas enfermeras, celadores y personal médico a nivel particular. Intentábamos dar lo que podíamos pero no llegaba para todos.

Un día Rubén, recibió una llamada de una chica (creo que era Rosa), enfermera de la UCI del hospital de Ourense. Hemos querido que sea nuestro KAM, Rubén Pérez, quien la cuente en primera persona.

Me contó en las circunstancias que tenían en materia de EPI. Poco después se puso a llorar por teléfono, estaba desesperada. Me dio muchísima pena y le dije que enviaría lo que pudiera, pero sin cobrarles nada. Juntamos las gafas panorámicas que pudimos (fue de lo que más falta tenían) y se las mandamos gratuitamente.

A los pocos días subieron una foto a FaceBook dándonos las gracias, con la imagen de un compañero con la gafas puestas. Agradecimos mucho esta muestra de gratitud en aquellos momentos.

Durante este tiempo me han mandado correos dándome las gracias y hemos seguido en contacto. Y el otro día, para mi sorpresa, me dijeron nos envían un detalle en agradecimiento. En el interior, una camiseta y una nota a mano agradeciendo el gesto. Gracias a vosotros.

Rubén Perez, KAM de Secoes.

Pero como esta tenemos muchas otras historias. Hemos intentando ayudar a todo el mundo y controlar los precios a todo destinatario, sobre todo los de emergencias (farmacias, centros clínicos o médicos, etc).

En Secoes seguimos haciendo nuestra labor como distribuidores de EPIS en estos difíciles tiempos para todos. 

Call Now Button ¿Hablamos?